domingo, 14 de septiembre de 2008

Nuestros datos en manos de empresas privadas

De empresas privadas que proveen información comercial depende que nos concedan o nieguen un crédito. Ellas siguen de cerca, por ejemplo, nuestros atrasos en las cuotas y guardan registro de la historia completa de nuestros bolsillos.

La reforma constitucional de 1994, no solo sirvió para que el actual presidente de la nación por aquel entonces fuera reelecto, sino también contribuyó para que se advirtiera la falta de actualización de las leyes y la adaptación de las mismas a la sociedad. Es así que se dictaron la Ley Nº 24.240 de Defensa de los Derechos de Consumidores y Usuarios y la Ley Nº 25.326 de
Tratamiento de Datos Personales y Hábeas Data.-

Combinando esta normativa hoy vigente y reglamentada, vemos como cada vez más los derechos de aquellas personas (físicas o jurídicas) que se han visto incluidos en bancos de datos crediticios privados como los operados por Organización Veraz S.A. (“Veraz”) y/o Informar Argentina S.A. (“Riesgo On Line”), etc. se encuentran contemplados y regulados a los efectos de evitar abusos.-

Es de destacar que todos los bancos de datos crediticios privados como los pre-nombrados toman a su vez datos del Banco Central de la República Argentina, entidad estatal que lleva adelante un registro nacional de deudores morosos y datos crediticios en general. Es decir que ante un atraso o incumplimiento en cuanto a una deuda crediticia o bancaria por parte de una persona física o jurídica, la misma será informada al BCRA y también podrán reflejarse estos datos negativos en diversos bancos de datos crediticios privados que toman información de allí.-

A tales efectos, el BCRA ha dispuesto diversas categorizaciones con respecto a la entidad del atraso o incumplimiento en cada caso. Así, se va de menor a mayor gravedad desde la “situación 1” (que significa que no hay atraso o deuda, por lo que la situación es “normal”) hasta la “situación 5” (que significa que la deuda resulta “irrecuperable”).-

Los problemas que generan este tipo de datos es que usualmente son requeridos por bancos y entidades financieras para el otorgamiento de créditos a los fines de establecer previamente la “historia crediticia” del postulante. De esta manera, este tipo de informes adquieren la calidad de verdaderos “prontuarios económicos” de los cuales es muy difícil salir y que pueden llegar a transformar a una persona en un "muerto civil” en cuanto al acceso crediticio.-
Toda esta situación vuelve “altamente sensibles” a los datos incorporados a este tipo de bases de datos, pudiendo generar graves daños a las personas.-

Lamentablemente, y mucho más de lo que sería deseable, usualmente se generan informes erróneos donde se consignan datos crediticios negativos a personas que o bien no son titulares de los mismos o que ya han regularizado su situación y, por ende, esos datos se encuentran desactualizados.-

Ante esto, la situación de desconcierto y grave daño aparece como evidente y, de la combinación de las normas citadas, pueden extraerse las respuestas tendientes a la solución del problema: Lo primero será siempre consultar este tipo de bases de datos para establecer fehacientemente si se encuentran allí incorporados datos erróneos o desactualizados conforme la ley vigente. Para ello, se puede consultar gratuitamente la página web http://www.bcra.gov.ar en donde, ingresando el n úmero de cuit o cuil de la persona en cuestión, se puede acceder instantáneamente a sus datos.

La otra vía es solicitar un informe de cualquier banco de datos crediticios privado como “Veraz”, debiendo en ese caso pagar por dicho servicio. Una vez constatado que existen datos erróneos en estas bases de datos lo aconsejable es consultar a un profesional de la abogacía para iniciar las acciones legales correspondientes.

La Ley 25.326 dispone la posibilidad de una intimación extrajudicial al banco de datos que emita el dato erróneo para que lo subsane o borre. Si esto no prospera puede iniciarse una acción judicial de Hábeas Data, la cual tendrá como fin obtener la supresión o modificación del dato erróneo.-

Por supuesto, paralelamente con ello y aún suprimido el dato incorrecto, si el mismo generó algún daño material o moral (pérdida de acceso a un crédito, escarnio público o privado por el dato negativo, malestar y/o angustia frente a dicha situación, etc.) se pueden también iniciar las acciones judiciales tendientes a la reparación de los perjuicios sufridos. Al respecto, existen numerosos fallos judiciales en nuestro país que han otorgado importantes montos dinerarios en materia de indemnización en estos casos.-

En definitiva, existe la normativa y la posibilidad cierta de que –ante la situación injusta de una errónea información de este tipo- obtener la solución del problema. De nosotros mismos como ciudadanos, consumidores y usuarios de nuestro país depende el utilizarlas para evitar abusos y daños innecesarios.-

6 comentarios:

Cruz dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo dicho al final de la publicación "Nuestros datos en manos de empresas privadas", definitivamente depende de nosotros como ciudadanos hacer valer y respetar los derechos que nos corresponden, para defendernos del abuso por parte de empresas, por la transferencia de información errónea y por daños causados moral i materialmente.

Marcial dijo...

Debemos ejercer cada uno de nosotros nuestros derechos; lo preocupante es que no solo las empresas privadas pueden llegar a conocer nuestros datos, sino cualquier persona, pagando una pequeña suma de dinero puede obtener esa información.
Me pregunto ¿porque nosotros debemos pedir que actualicen nuestros datos? ¿No existe acaso ninguna ley que obligue a la actualización esos datos? ¿Quienes son los encargados de eso?

Solo Wireless - JVG dijo...

Siempre fué algo en lo que presté mucha atención. Parte de mi trabajo consiste en preservar los datos de clientes quienes confían en mí para llevar adelante su información con seguridad.

Considero de mucha ayuda su post respecto a este tema.

Saludos

Jorge Albarracín
Solo Wireless
http://www.solowireless.blogspot.com

Solo Wireless - JVG dijo...

La información que brindan en este post se encuentra en concordancia con mi búsqueda de hace ya bastante tiempo.

Me encontraba sin respuestas en cuanto a si estoy protegido realmente al confiar mis datos a terceros (Home Banking, datos personales de clientes, etc).

Con su aporte ya he comenzado a investigar sobre mis opciones legales al intercambiar datos vía digital y darle tranquilidad y respaldo a mis datos y a los de mis clientes.

Muchas gracias.

Germán Maldonado
Solo Wireless
http://www.solowireless.blogspot.com

comunidad de tecnologia informatica dijo...

Creo que es una de las cosas más peligrosas que todos los datos de una persona estén en un sistema que en cierta forma no es “confiable”, también se puede pensar u observar que esa base de datos puede ser manipulada debidamente con algún fin perjudicial para esa persona.


Scarpa4

Beccaria dijo...

"De nosotros mismos como ciudadanos, consumidores y usuarios de nuestro país depende el utilizarlas para evitar abusos y daños innecesarios.-"

creo que esta todo dicho en esa frase,no?depende de NOSOTROS y de nadie mas que NOSOTROS utilizar todas las vias posibles para evitar/enmendar este tipo de problemas y cualquier otro en cualquier otro ambito de nuestras vidas cotidianas